domingo, 13 de febrero de 2011

PELIGROS DEL PAÍS DE LAS HADAS/DANGERS OF FAIRYLAND

Aunque a veces las películas y los cuentos nos hacen creer que en los países de las hadas todo es dulce y maravilloso, la verdad es que también son lugares llenos de peligros, ya que se rigen por leyes distintas a las de nuestro mundo.
Si alguna vez tuviérais el honor de visitar un reino feérico, aquí tenéis una serie de cosas que deberíais tener en cuenta:

1- No probéis la comida de las hadas: se dice que cuando un humano come de sus alimentos queda atrapado en su reino para siempre. (Sólo hay una excepción: los pastelillos que las hadas regalan a sus protegidos, pero, si no estamos seguros de que un hada es nuestra madrina, mejor no arriesgarse...).


"Goblin's Market"/"El mercado de los goblins" by/por Arthur Rackham

2- Cuidado con el paso del tiempo: allí discurre de forma distinta a nuestro mundo. Siete días allí pueden ser siete años aquí, y bailar en un corro de hadas durante lo que para nosotros son sólo unos minutos, puede acabar convirtiéndose en el paso de un siglo o varios. Así le sucedió a "Rip Van Winkle" en una leyenda de Washington Irving: se quedó escuchando la música de las hadas y se quedó dormido. Cuando se despertó, habían pasado muchísimos años y él se había convertido en un viejo. Otro caso famoso fue el de Tomás el Rimador, que pasó unos días con la reina de las hadas (que, por otra parte, lo había secuestrado) y, al regresar descubrió que habían pasado siete años...


"Rip Van Winkle" por/by Alan Lee (del libro "Hadas"/from the book "Fairies")

3- La sal nos protege de los seres malvados. Está prohibida para los seres feéricos (con la excepción de los que habitan en el mar, como las sirenas y los tritones, que viven en agua salada). También protege de las malas brujas.



4- El hierro es un metal prohibido para los seres feéricos. Cualquier objeto de este metal nos protegerá de seres oscuros.




5- Los cascabeles y las campanillas también nos protegen contra las malas hadas, ya que su sonido las ahuyenta.



6- De nuevo los tréboles de cuatro hojas. Estos no nos protegerán del peligro pero sí romperán los hechizos de las hadas. Los seres feéricos realizan un encantamiento llamado glamour, que hace que veamos espejismo. Por ejemplo, un hada puede vivir en una humilde cueva y mediante el glamour hace que nos parezca un lujoso palacio; un duende puede entregarnos un puñado de monedas y que éstas sean en realidad hojas secas. Llevando encima un trébol de cuatro hojas, no sólo se rompe el hechizo de invisibilidad de las hadas, sino que vemos las cosas como son en realidad y no como ellas quieren que las veamos.


Although sometimes the movies and fairytales make us believe that in fairy lands everything is sweet and wonderful, the truth is they are also places full of dangers, as they are governed by laws different from our world.
If you ever have the honor to visit a fairy kingdom, here are a number of things you should consider:

1- Do not taste fairy food: it is said that when a human eats their food, gets trapped in their realm forever (there is only one exception: the fairy cakes they give to their protected ones, but if we are not sure that a fairy is our godmother, it is better not to take any risks...).

2- Beware the pass of time: there it flows differently than in our world. Seven days there may be seven years here, and dancing in a fairy circle for what we may feel as just a few minutes, may end up being over a century or more. That is what happened to "Rip Van Winkle" in Washington Irving's legend: he stood listening to the music of the fairies and fell asleep. When he awoke, many years had passed away and he had become an old man. Another famous case was that of Thomas the Rhymer, who spent several days with the fairy queen (who, moreover, had kidnapped him) and upon returning, he found out that seven years had gone away...

3- Salt protects us from evil beings. It is forbidden to fey creatures (with exception of those living in the sea, like mermaids and mermen who live in salt water). It also protects from evil witches.

4- Iron is a metal forbidden to fey beings. Any objects made of this metal will protect us from dark creatures.


5- Bells and chimes also protect us against bad fairies, as their sound frightens them away.

6- Once again four-leaf clovers. These will not protect us from danger but they will break the spell of the fairies. Fey beings cast a spell called glamour, which makes us see mirages. For example, a fairy can live in a humble cave and by the glamour makes us see it as a luxurious palace; a pixie can give us a handful of coins and they may actually be just leaves. Taking with us a four-leaf clover not only breaks the fairies spell of invisibility, but makes us see things as they really are and not as they want us to see them.

4 comentarios:

  1. Son unas traviesos estos habitantes del mundo feéricos, parecen inofensivos pero con mucha sutilezas son capaces de ponernos en un gran aprieto.
    Muy curiosa toda la información y excelentes ilustraciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya ves si lo son ^-^ nos pueden meter en graves problemas, a veces sin quererlo (y otras veces a propósito). Me alegro de que te guste la entrada =)¡saludos!

    ResponderEliminar
  3. eres experta en el tema¿, como atrapo un duende, se donde encontrar uno, o como le pido algo¿ Saludos xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! =) Siento haber tardado en responder. No recomendaría atrapar un duende ;) lo normal es que traigan muchos problemas... Los llamados "familiares" son duendes diminutos que la gente solía atrapar ya que llevaban a cabo todos los trabajos que se les encomendase. El problema es que son muy rápidos en ejecutar las órdenes recibidas y necesitan que se les dé trabajo constantemente. Si no tienen nada que hacer, enloquecen, devoran toda la comida que haya en la casa y hasta el ganado, llegando incluso a destruir todo lo que encuentren y atacar a sus amos. En estos casos lo mejor es darles una tarea imposible que los mantenga entretenidos indefinidamente como, por ejemplo, recoger agua del mar con una cuchara y echarla en un pozo hasta que el agua se acabe... Cosa que jamás sucederá. Hay quien conoce las palabras mágicas para encerrarlos en una botella cuando pierden el control. Esto en cuanto a los "familiares".
      Otros duendes son capaces de matar a quien los sigue o cegar los ojos de aquellos que pueden verlos... Definitivamente, son peligrosos. Si hay que tratar con ellos, mejor es no molestarlos y tratarlos muy educadamente. En mi blog puedes encontrar información sobre cómo protegerse frente a duendes malvados en las entradas "Peligros del País de las Hadas" y "¿Cómo protegerse de las hadas malas?
      ¡Saludos y muchas gracias por seguir mi blog! ;)

      Eliminar