domingo, 8 de mayo de 2011

PETER PAN de J.M.BARRIE (1er Día de Curso)


El lunes 4 de abril fue el primer día del curso "Dibujar la música de los cuentos". Lo dedicamos al fascinante personaje de Peter Pan y a su país de Nunca Jamás.

Comenzamos la clase escuchando piezas de la fantástica banda sonora de James Newton Howard para la película "Peter Pan. La gran aventura".
Sobre todo nos centramos en estas dos:

FLYING ("VOLANDO")



FAIRY DANCE ("DANZA DE HADAS")



Todos coincidieron en que la pieza "Flying" les transmitía alegría, triunfo, sensación de volar, "que los buenos habían ganado",...

En cambio "Fairy Dance" les pareció más triste...

La clase se dividió en tres grupos y cada grupo trabajó en un gran dibujo en el que tenían que AUTORRETRATARSE VOLANDO.

Recordamos que para poder volar eran necesarias dos cosas: POLVO de HADAS y PENSAMIENTOS ALEGRES. El polvo de hadas se convirtió en PURPURINA y los pensamientos alegres los escribieron al lado de sus dibujos.

He aquí la lista de sus pensamientos alegres:

Rubén: Recordar a mi familia y recordar que con ellos soy feliz. Todo es posible.

Tara: Cuidar la naturaleza y los animales.

Elena: Cuidar las plantas.

Luna: Amor. Reyes Magos. Regalos. Princesas. Mallorca.

Roser: Dibujar. Disney. Madrid.

Clara V.: Bailar. Dibujar.

Jade: Dibujar. Volar. Regalar.

Clara R.: Volar.

Aina: Poder volar.

Zac: Volar para descubrir el mundo.


Grupo formado por Clara R., Tara, Nil y Elena.



Grupo formado por Luna, Roser, Jade y Clara V.



Grupo formado por Aina, Rubén y Zac.



Mientras l@s alumn@s trabajaban en sus dibujos fui narrando las primeras aventuras de Peter Pan, las menos conocidas, ésas que están recogidas en el maravilloso libro “Peter Pan en los jardines de Kensington”: cómo todos l@s niñ@s antes de nacer eran pájaros y por eso durante sus primeros días de vida todavía recuerdan cómo volar; cómo Peter se escapó a los siete días de nacer y salió volando por la ventana abierta de su dormitorio hasta llegar a los jardines, donde se hizo amigo de las aves y las hadas,…

Peter se encargaba de tocar el caramillo para animar los bailes de las hadas. Se sentaba sobre una enorme seta en el centro del corro y los seres mágicos bailaban a su alrededor. Había un árbol en los jardines que florecía siempre antes de tiempo porque escuchaba la música de Peter y pensaba que ya había llegado la primavera…

Hablamos del río Serpentina, de la Isla de los Pájaros y de cómo Peter no era del todo humano ni del todo pájaro, sino mitad y mitad… Sobre cómo el pobre Peter no sabía jugar como un niño de verdad, sobre el viejo Salomón, el cuervo que lo acogió, y sobre la hermosa reina Mab,…

También recordamos cómo los duendes cambiaban la hora de cierre en los carteles de los jardines y la adelantaban para así poder celebrar sus fiestas antes.

Y también hablamos de la valiente Maimie, que se apostó con su hermano quedarse rezagada en los jardines para así pasar la noche en ellos y conocer a las hadas… Fue la primera amiga humana de Peter, mucho tiempo antes que Wendy y sus hermanos, y antes que Campanilla o los Niños Perdidos… En aquella época en la que Peter aún vivía en Londres y no era más que un bebé que no sabía volar aún… Porque Peter perdió la fe en volar y no pudo volver a hacerlo hasta que las hadas le concedieron el deseo de regresar con su madre. Para hacerle volar, le hicieron muchas cosquillas hasta que lo elevaron en el aire... Y Peter voló hasta su casa…

Su madre, dormida, lo echaba de menos, pero el pillo de Peter miraba los tentadores jardines de Kensington a través de la ventana y decidió pasar algún tiempo más con las hadas antes de regresar. Desgraciadamente, cuando se decidió a volver con su mamá, la ventana de su cuarto tenía barrotes y su madre sostenía en sus brazos a otro niño, un hermanito, al que no dejarían escapar (de ahí que pusieran rejas en la ventana).
Desde entonces Peter se vio obligado a permanecer en el mundo de las hadas y ya nunca pudo ser humano del todo… Pero como nos dice Barrie, ¡no os pongáis tristes por él! Pues el despreocupado Peter pronto se olvida de todo y sigue divirtiéndose volando de aventura en aventura…

Y éstas son sólo algunas de las aventuras que pudimos compartir en clase con el inolvidable Peter Pan, mientras planeábamos suavemente sobre el misterioso y extraño país de Nunca Jamás, que se muestra distinto para cada uno de nosotros, luminoso y alegre durante el día, pero temido y oscuro durante la noche, cuando Nunca Jamás se acerca tanto que parece que va a chocar con la realidad... Pero tranquilos, que para esos momentos se inventaron las lamparitas de noche, que son los ojos que dejan las madres para que velen por sus hijos y los libren de las pesadillas...

Aún así ¡cuidado padres! Que ese diablillo de ojos brillantes y dientes de leche podría dejar su sombra atrapada en la ventana de vuestros niños... Y Peter siempre regresa a por su sombra...

Al final, disfrutamos de las preciosas ilustraciones de Arthur Rackham para los jardines de Kensington, y de Mabel Lucie Atwell para "Peter Pan y Wendy",... (pero siempre al final de la clase, para no entorpecer la imaginación de los alumn@s).
He aquí algunas muestras:

2 comentarios:

  1. Julia, veo que el taller marcha a toda vela y hay que ver como los niños captan la mágia y la transmiten en sus dibujos, quiero felicitarte por tu trabajo.
    Escribí un post, fraccionado en tres parte, Think y Wendy dialogaban acerca de Peter y otros temas, igual te interesa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias Wendy ^-^!
    Genial, pues me pasaré por tu blog y lo leeré =)
    ¡Dedales!

    ResponderEliminar